DÍA NACIONAL CONTRA LAS AGRESIONES A SANITARIOS

Con motivo del Día Nacional contra las Agresiones en el Ámbito Sanitario, en la sede colegial de Riego de Agua se desplegó una pancarta con el hashtag #StopAgresiones.

Siete médicos fueron agredidos en la provincia de A Coruña en 2018

 

A Coruña, 14 de marzo de 2019

El Colegio Oficial de Médicos de la Provincia de A Coruña se ha unido esta mañana a los actos convocados en toda España con motivo del Día Nacional contra las Agresiones en el Ámbito Sanitario. A las 11,00 horas, en el balcón de la sede colegial de Riego de Agua, se desplegó una pancarta con el hashtag #StopAgresiones. El acto estuvo presidido por el presidente del Colegio, Luciano Vidán.

En 2018, en la provincia de A Coruña se registraron siete agresiones a facultativos -cinco en el entorno urbano y dos en el rural-, una menos de las que tuvieron lugar el año anterior. En lo que llevamos de 2019, se ha denunciado una agresión. Todas ellas se han producido en el servicio público de salud.

A nivel nacional, el año pasado se registraron 490 casos de violencia contra médicos -lo que supone un descenso del 4,9% con respecto a 2017-, y en el 59% de los casos, la víctima fue una mujer. Del total de estos hechos, el 51% conllevaron amenazas; el 35%, insultos; y el 14%, lesiones.

El doctor Vidán considera “intolerable cualquier tipo de agresión hacia un profesional sanitario”. La violencia, añadió, “además de ser injustificable en sí misma, supone una quiebra en la relación médico-paciente, que debe basarse en la confianza”. Y subrayó que “es incomprensible que quien acude pidiendo ayuda a un profesional sanitario lo ataque y lo agreda, y que los médicos tengan miedo a pasar consulta”.

Muchas de las agresiones, según Luciano Vidán, “están relacionadas con situaciones como la masificación de consultas y de las urgencias, la falta de equidad en la atención sanitaria, el aumento de las listas de espera y problemas de recursos humanos”. Además, reclamó que “no permanezcan impunes comportamientos y actitudes no tolerables en una relación médico-paciente de calidad”. En este sentido, afirmó, “la actitud del Colegio es de tolerancia cero”.

El Observatorio Nacional de Agresiones a Sanitarios de la OMC ha hecho público un manifiesto en el que se hace un llamamiento a todos los agentes intervinientes “para que tomen las medidas necesarias para proteger a los profesionales y, con ellos, al conjunto del sistema sanitario”. En el documento se demanda un Plan Nacional contra las Agresiones a Sanitarios, en el que participen todos los implicados: Ministerios de Sanidad e Interior, Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado, Fiscalía General del Estado, Federación Española de Municipios y Provincias, comunidades autónomas y consejos generales de las profesiones sanitarias.

Ante la entidad de este problema, la Secretaría de Estado de Seguridad del Ministerio del Interior creó la figura del interlocutor policial nacional sanitario en 2017, con el objetivo de darle“una respuesta integral y transversal”. El año pasado, la Policía realizó 1.377 reuniones en toda España para evitar las agresiones, y también se organizaron 85 jornadas de prevención mediante técnicas de contención verbal y escucha activa.Desde su puesta en marcha se ha realizado un censo de centros hospitalarios que han sido catalogados según su nivel de riesgo, y también se está trabajando en el desarrollo de Alertcops, una aplicación que permitirá al médico avisar de una situación de conflicto en la consulta y recibir una respuesta más rápida por parte de los agentes.

Otro de los grandes logros en este sentido fue la reforma del Código Penal de 1 de julio de 2015, en la que se contemplan las agresiones a sanitarios que trabajan en el sector público como delito de atentado contra la autoridad. No obstante, el Colegio Oficial de Médicos de la Provincia de A Coruña pide que esta consideración se extienda a la sanidad privada, donde se han producido el 15% de todas las agresiones registradas en 2018, y que todas las comunidades autónomas sigan los mismos criterios a la hora de determinar las penas.