Noticias

CONVOCATORIA ASAMBLEA GENERAL ORDINARIA

Estimado/a Médico/a Colegiado/a:

Por acuerdo del Pleno de la Junta Directiva de este Ilustre Colegio, y conforme al artículo 16º de los estatutos particulares de este Colegio, le convoco a la Asamblea General ordinaria, que se celebrará el martes día 13 de octubre de 2020, a las 16:30 horas en primera convocatoria y a las 17:00 horas en segunda, en la sede del Colegio Oficial de Médicos de la provincia de A Coruña, (Avda. Salvador de Madariaga, 66-entrep., 15008 A Coruña) con el siguiente:

ORDEN DEL DIA

1º. Lectura y aprobación, si procede, del acta de la Asamblea ordinaria del 26 de marzo de 2019.
2º. Informe del Presidente.
3º. Liquidación de ingresos y gastos del ejercicio 2019, informe de auditoría. Aprobación, si procede.
4º. Presupuestos del año 2020. Aprobación, si procede.
5º. Ruegos y preguntas.

A Coruña, 24 de septiembre de 2020


Para la adecuada organización y desarrollo de la Asamblea General Ordinaria de colegiados, se respetarán todas las medidas de prevención específicas establecidas por las autoridades sanitarias, y que estén vigentes en la fecha de celebración.

Los documentos referentes a los puntos 3º, y 4º del Orden del Día pueden ser consultados en las oficinas colegiales.

CERTIFICADOS MÉDICOS PARA JUSTIFICAR EL ABSENTISMO ESCOLAR

"El médico no está obligado a emitir un juicio acerca de la aptitud o idoneidad (o lo contrario) para llevar a cabo una determinada tarea (en este caso la justificación del absentismo escolar)."

Al Colegio Oficial de Médicos de A Coruña ha llegado información y se le han planteado dudas relativas a la actitud a seguir, por parte de los médicos, ante las solicitudes de emitir certificados o informes que justifiquen el absentismo a las clases de los escolares, motivado por hipotéticos antecedentes que impliquen una especial sensibilidad o vulnerabilidad ante un posible contagio del COVID-19.

En España la enseñanza es obligatoria entre los 6 y los 16 años. Como no podría ser de otra manera, las sociedades actuales conceden gran importancia a la educación que reciben sus jóvenes, en la convicción de que de ella dependen tanto el bienestar individual como el colectivo.

Para la sociedad, la educación es el medio de transmitir y, al mismo tiempo, de renovar la cultura y el acervo de conocimientos y valores que la sustentan, de extraer las máximas posibilidades de sus fuentes de riqueza, de fomentar la convivencia democrática y el respeto a las diferencias individuales, de promover la solidaridad y evitar la discriminación, con el objetivo fundamental de lograr la necesaria cohesión social.

Por ello, no tiene nada de extrañar que los organismos internacionales, como la UNICEF, la UNESCO o la OMS, hayan hecho eco, y dado la voz de alarma, sobre el impacto que tiene el cierre de los centros educativos en las oportunidades de crecimiento y desarrollo de niños, niñas y adolescentes y en la generación en consecuencia de desigualdades sociales.

De ahí que en nuestro país se haya establecido que es necesario retomar de forma prioritaria la actividad educativa presencial pero adoptando una serie de medidas de prevención, higiene y promoción de la salud frente al COVID-19 que garanticen que la misma se realiza de la manera más segura posible.

No llevar a los hijos al colegio de forma preventiva y por decisión propia no está recogido en el ordenamiento jurídico español y, por tanto, podría aplicarse el protocolo de absentismo y actuar los Servicios Sociales y hasta la Fiscalía.

En lo relativo a los certificados e informes médicos cabe recordar que la Ley 41/2002, de 14 de noviembre, básica reguladora de la autonomía del paciente y de derechos y obligaciones en materia de información y documentación clínica, en su artículo 22 establece que todo paciente o usuario tiene derecho a que se le faciliten los certificados acreditativos de su estado de salud.

En este mismo sentido, el Código de Deontología Médica, en su artículo 20, recoge que cuando proceda o el paciente lo solicite, es deber del médico proporcionar un informe o un certificado sobre la asistencia prestada o sobre los datos de la historia clínica.

La palabra “certificar” quiere decir etimológicamente “dar fe”, es decir, afirmar, dar por cierto algo. Así, se entiende que un certificado o certificación es un documento en el que se asegura la verdad de un hecho y, en nuestro contexto, hace referencia al estado de salud o de enfermedad de una persona. Ello quiere decir que en su redacción únicamente deben constar datos objetivos, relativos al estado de salud o de enfermedad, y no tienen porque incluir argumentos valorativos o especulativos como pueden ser al aptitud o capacidad para realizar una determinada tarea.

Por tanto, no es una competencia, ni responsabilidad, de los médicos de atención primaria ni hospitalaria justificar las faltas escolares. Dichas faltas solo pueden ser autorizadas o justificadas por sus tutores legales. Los padres, que son quienes ejercen la patria potestad, son los únicos responsables de las acciones de sus hijos menores. Por ello es de su competencia emitir una declaración responsable o informe justificativo de dicha ausencia al centro educativo. Por último, en ningún caso corresponde al médico establecer si un escolar puede o no asistir a su centro docente, dicha medida le compete a las autoridades educativas y sanitarias.

Conclusión:
El médico, a instancia de parte, debe redactar un certificado o un informe en el que se detalle la salud o la enfermedad del interesado, pero no está obligado a emitir un juicio acerca de la aptitud o idoneidad (o lo contrario) para llevar a cabo una determinada tarea (en este caso la justificación del absentismo escolar).

NOTA A LA COLEGIACIÓN SOBRE EL NEGACIONISMO DEL CORONAVIRUS

Ante las recomendaciones efectuadas por algunos médicos que niegan la existencia de la covid-19 y de la validez de los test PCR, se oponen a las medidas adoptadas por las autoridades sanitarias como el uso de mascarillas, la cuarentena, el aislamiento y confinamiento y la distancia física, y rechazan el desarrollo de las vacunas para combatir la pandemia, la Junta Directiva del Colegio Oficial de Médicos de la Provincia de A Coruña se ve en la obligación ética y legal de hacer público el siguiente comunicado:

1.- La actitud de estos médicos negacionistas constituye una grave irresponsabilidad y supone un grave peligro para la salud pública.

2.- La difusión de estos mensajes, contrarios a la buena práctica médica y a la evidencia científica, crea una intolerable alarma social, en un contexto agravado por la situación de emergencia y excepcionalidad en la que nos encontramos.

3.- Estas conductas violan las normas deontológicas de la profesión médica y, por tanto, son merecedoras de la correspondiente sanción.

4.- Los Colegios Profesionales son corporaciones de derecho público, amparadas por la ley y reconocidas por el Estado, con personalidad jurídica propia y plena capacidad para el cumplimiento de sus fines.
 
5.- Por ello, al amparo de lo dispuesto en el artículo 1 de la Ley 2/1974 de 13 de febrero sobre Colegios Profesionales, y en el artículo 10 de la Ley 11/2001 de 18 de septiembre de Colegios Profesionales de la Comunidad Autónoma de Galicia, el Colegio Oficial de Médicos de la Provincia de A Coruña advierte que procederá a la apertura de información previa contra los colegiados que incurran en tales acciones, y en su caso, a la posterior incoación de expediente disciplinario por presuntas infracciones del Código de Deontología Médica.

6.- Todo ello, sin perjuicio de las posibles responsabilidades penales en pudieran incurrir dichos colegiados con tales actuaciones, que se pondrían, en su caso, en conocimiento de la Fiscalía para que valore la presunta comisión de delitos contra la salud pública o cualesquiera otros.